Kiss me Tiger Lily

32.00

1 disponibles

Categorías: ,
Descripción

Descripción

Una maravillosa colección de labiales con personalidad propia, formulados con extracto de orquídea y aceite de algodón.
Cuidan y protegen los labios con un gran poder hidratante, protector, reparador y antirradicales libres, aumentando la actividad celular y reduciendo la aparición de arrugas.

Todos los ingredientes tienen certificación ecológica a excepción del pigmento rojo catalogado como colorante alimentario.

Extracto de Orquídea – este componente se extrae de la flor de la especie Orchis Mascula, que crece principalmente en la Europa mediterránea, norte de África y suroeste de Asia. Su flor suele ser de color morado con sombras más claras y pequeñas motas oscuras, aunque se puede encontrar también en color blanco. Contiene gran cantidad de mucílagos que le confieren propiedades hidratantes y emolientes, lo que convierte a estas flores en un ingrediente idóneo tanto para productos cosméticos hidratantes como para el cabello y también para productos específicos para usar en pieles sensibles.

El extracto de orquídea es rico en minerales como zinc, calcio, magnesio, hierro y cobre y contiene también una proporción elevada de unos pigmentos antociánicos que, in vitro, actúan como captadores o inhibidores de radicales libres; esto se traduce en una acción antioxidante y antiirritante, por lo que son ideales para tenerlos en cuenta en la formulación tanto de productos cosméticos antiedad como para pieles finas y delicadas.

Aceite de Algodón – se extrae por presión en frío de las semillas de la planta del algodón y en su composición destacan los ácidos grasos -especialmente linoleico, palmítico y oleico-, la vitamina D y el tocoferol, que es una de las formas en que existe la vitamina E.

Nos centraremos primero en los ácidos grasos pues resultan especialmente interesantes para nosotros. ¿Por qué? Pues porque el organismo humano no puede sintetizarlos y tenemos que obtenerlos del exterior, básicamente a través de la dieta. Ante una carencia de estos ácidos grasos esenciales, nuestro cuerpo reacciona con descamación, sequedad y deterioro de la piel en general; a partir de esta sintomatología, en laboratorio se quiso investigar también cómo actuaría nuestra piel si se aplicaban por vía tópica aceites que contenían ácidos grasos, y se comprobó que estos problemas mejoraban visiblemente, por esto se utilizan tanto en dermatología como en cosmética.

El tocoferol (o vitamina E) es un antioxidante que tiene la capacidad de proteger del deterioro oxidativo a los ácidos grasos presentes en las membranas celulares. Por esta razón es muy valiosa su presencia en hidratantes y antienvejecimiento.

En resumen, las propiedades cosméticas a destacar del aceite de algodón son su capacidad de restaurar la función barrera de la epidermis y sus acciones antiinflamatoria y antimicrobiana.

Manteca de Mango – Se obtiene de la semilla de la fruta del mango, al igual que ocurre con otras mantecas vegetales como las de cacao y de karité, por ejemplo, y también al igual que ellas, es especialmente rica en ácidos grasos esenciales -especialmente ácido oleido- que, como hemos explicado antes, son muy interesantes para nuestra piel. Contiene también polifenoles, carotenos y vitaminas y tiene la característica de que se absorbe rápidamente, por lo que no deja sensación oleosa. Tiene propiedades emolientes, suavizantes, nutritivas, cicatrizantes y regeneradoras de la piel y se suele usar en productos para el cuidado tanto de la piel como del cabello y en cosméticos de color.

Manteca de Karité – Se extrae de las nueces o semillas de este árbol y se usa como alimento para elaborar platos y salsas tradicionales en algunos países de África, pero también con fines cosméticos para cuidar la piel y el cabello. En su composición encontramos ácidos grasos esenciales -en mayor proporción oleico y esteárico-, vitaminas A, D y E, minerales -calcio, magnesio y hierro, entre otros- y catequinas; todo ello le confiere propiedades nutritivas, antioxidantes, calmantes, suavizantes y cicatrizantes. Además, al aplicarla sobre la piel tiene la capacidad de formar una película invisible que evita de deshidratación. Este aceite o manteca se usa en muchos preparados cosméticos de rostro, cuerpo y cabello, e incluso en solares tanto para antes como para después del sol.

Aceite de semilla de Abisinia – Con el nombre de Abisinia se conocía también el antiguo Imperio de Etiopía, que existió entre los años 1137 y 1974 y que después se convirtió en el país que ahora conocemos simplemente como Etiopía. De allí es originaria la planta oleaginosa denominada Crambe Abyssinica y allí se sigue cultivando además de en otros países de la cuenca mediterránea. Aunque el aceite de sus semillas ya se encuentra en cosméticos para piel y cabello desde hace algunos años, es todavía un ingrediente poco conocido, pero no por ello menos interesante.

Es muy rico en ácidos grasos Omega 3, Omega 6 y Omega 9 y sus cualidades cosméticas son excelentes para cutis mixtos y grasos porque penetra muy fácilmente y no deja sensación oleosa, al contrario, aporta un efecto satinado que favorece a la piel. Es hidratante, nutritivo y suavizante y un excelente elemento dispersador de pigmentos, así que va que ni pintado en la formulación de estos labiales.

Aceite de Jojoba – La jojoba es un arbusto originario de la zona que incluye el noroeste de México y sur de Arizona y California, y de su semilla se extrae el aceite de jojoba, muy rico en ácidos grasos monoinsaturados y vitamina E. Es un excelente portador, tanto para mezclar con otros aceites y con aceites esenciales como para la formulación de productos cosméticos tanto para la piel como para el cabello. Es un aceite no comedogénico, es decir, que no obstruye los poros de la piel, por lo que se puede usar en cualquier tipo de piel, incluso en pieles grasas. Sus ceramidas son muy similares a las de nuestra piel, lo que lo convierte en un elemento ideal para reparar y fortalecer la estructura celular de la epidermis, limpiar y regular su producción de sebo y evitar la deshidratación. Tiene, además, propiedades antioxidantes, humectantes, antibacterianas, antifúngicas y antiinflamatorias.

Aceite de Almendras – Como con la mayoría de aceites vegetales, nos encontramos con un componente rico en ácidos grasos esenciales y, en este caso, vitaminas A, B, D y E lo que, de entrada, nos asegura hidratación, nutrición y capacidad regeneradora para la piel. El aceite de almendras a menudo forma parte de la formulación de muchos cosméticos, pero al tratarse de un aceite muy suave y ligero, también se usa directamente como aceite de masaje y como portador para tratamientos de aromaterapia específicos -corporales o faciales- añadiéndole los aceites esenciales adecuados en cada caso.

Para saber más, te emplazamos también a leer el post: La belleza de las almendras.

Aceite de Ricino – De las semillas de la planta del ricino se extrae este aceite, riquísimo en el ácido graso Omega 9 denominado ricinoleico, que tiene propiedades antiinflamatorias, antifúngicas, analgésicas y antibacterianas, y vitamina E, que le añade la cualidad de ser antioxidante. Tiene una textura más bien viscosa, por lo que se puede usar como desmaquillante, y no es comedogénico, por lo que no obtura los poros ni deja sensación oleosa. Se usa también para fortalecer las pestañas y las uñas.

Manteca de Cacao – Esta manteca se obtiene durante el proceso de elaboración del chocolate al separar por presión esta parte grasa del resto del haba del cacao. Si alguna vez te has preguntado cómo es que el chocolate aguanta tanto tiempo sin estropearse, la respuesta la tienes en la elevada cantidad de vitamina E de la manteca de cacao, que la convierte en un potente antioxidante y que, en el caso del chocolate, evita que se enrancie. Toda esa vitamina E, además del resto de ácidos grasos que contiene esta manteca, le dan propiedades antioxidantes, protectoras, humectantes, lubricantes, cicatrizantes y regeneradoras ideales para la finísima piel de los labios.

Cera de abejas – Como su propio nombre indica, esta cera es la que segregan las abejas para construir esos nidos hexagonales que forman los paneles. La cera se recoge y se refina, preferentemente por el método de calentar y filtrar, y queda lista para ser utilizada. Tiene infinidad de usos en muchos tipos de industria, pero quizás el más extendido es su utilización en cosmética y farmacia. Tiene gran capacidad suavizante, antiinflamatoria y protectora que la hacen especialmente interesante para las pieles delicadas.

Cera de Candelilla – Es una cera de origen vegetal que se extrae de una planta llamada Euphorbia Cerífera que crece en México, concretamente en el desierto de Chihuahua. Presenta cualidades similares a la cera de abeja, pero tiene algo más de dureza, y destaca su acción protectora; es muy apreciada en la industria cosmética donde se usa en la formulación de barras de labios, aportando consistencia, y en otros productos de cuidado para cuerpo y cabello.

Corteza de Sappan – La Caesalpinia Sappan o Brasilete de la India, es una especie de árbol originario del sudeste asiático al que se le atribuyen diferentes propiedades y usos. En este caso concreto en que se usa el extracto de su corteza, se aprovechan sus propiedades antibacterianas y acondicionadoras para la piel, además de que produce un color rojizo que lo hace también apropiado para la fabricación de colorantes de tonalidades rojos.

Escualano vegetal – El escualano (o escualeno) es un compuesto orgánico natural que actúa oxigenando las células, aportándoles nutrientes y protegiéndolas frente a la oxidación. Está presente en nuestra piel, pero esta presencia va disminuyendo con la edad, por eso es un componente que suele usarme en cosmética para compensar esta pérdida progresiva y también se usa en farmacología. Originariamente se extraía del aceite de hígado de tiburón, de ahí su nombre, escualano (los tiburones también se conocen como escualos), sin embargo, el escualano también puede proceder de fuentes vegetales como el aceite de oliva, que es el utilizado en los labiales Kiss Me.

Por las acciones que antes comentaba, este compuesto actúa como regenerador e hidratante al ayudar a limitar la pérdida de humedad de la piel.

Micas naturales – Son silicatos de diferentes minerales que se caracterizan tanto por su brillo, que los hace muy interesantes para usos diversos, entre ellos su utilización en maquillajes a los que aportan luminosidad, como por su alta fragilidad, lo que facilita convertirlas en polvo finísimo que forma parte de numerosos productos cosméticos y maquillaje natural.

Dióxido de titanio – Es un compuesto químico y uno de los pigmentos inorgánicos más usados en diversos tipos de industria. En cosmética se suele usar porque refleja la luz y da mejor aspecto a la piel, pero todavía más interesante es su capacidad de absorber la radiación ultravioleta, ya que esto lo convierte en un excelente protector solar.

es

Estevia y aroma de Vainilla – Estos dos productos se han usado en los labiales Kiss Me para equilibrar el sabor y olor de los labiales, aunque sin dominar, sino con el objetivo de conseguir un sabor neutro. Pero además, aportan a los labiales las propiedades de la estevia que es antioxidante, antiséptica y cicatrizante.

Sorbato de Potasio y Benzoato de Sodio – Son dos conservantes alimentarios aprobados por Ecocert (organización de certificación orgánica).

Pigmentos naturales a base de óxidos de hierro – Pigmentos también aprobados por Ecocert y usados para conseguir los diferentes tonos de la colección labial.

Pigmentos rojos sintéticos catalogados como colorantes alimentarios – Sí, un elemento sintético. Y te preguntarás ¿por qué? Pues porque nos evitan usar los pigmentos color carmín que se obtienen pulverizando un insecto que conocemos con el nombre de cochinilla y porque, además, al ser de uso alimentario nos aseguramos de que no contienen aluminio.

Agua y cera y glicerina vegetales – Son otros ingredientes utilizados para amalgamar la fórmula, conseguir la textura idónea de las barras de labios y, en el caso de la glicerina vegetal, aportar suavidad extra al producto.

INGREDIENTS: Prunus amygdalus dulcis Oil, Ricinus communis Seed Oil, Butyrospermum Parkii Butter, Cera Alba, Candelilla Cera, Simmondsia chinensis Seed Oil, Theobroma cacao Butter, Gossypium Herbaceum Seed Oil, Mangifera Indica Seed Butter, Crambe Abyssinica Seed Oil, Tocopheryl Acetate, Stevia Rebaudiana Extract, Caesalpinie Sappan Bark Extract, Orchis mascula Flower Extract, Glycerin, Squalane, Mica, Titanium Dioxide, Octyldodecanol, Aqua, Potassium Sorbate, Sodium Benzoate, Aroma, [+/- (may contain) CI15850, CI 77742, CI 77491, CI 77891, CI 77499, CI77007, CI42090, CI15880].

Marca

Marca

Alice in Beautyland

Alice in Beautyland nace de la visión de crear una línea cosmética natural para todas aquellas mujeres que se atrevan a descubrir la originalidad de su propia belleza. Porque cada mujer es única y su belleza también.
Valoraciones (0)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Kiss me Tiger Lily”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Envío & Entrega

Vestibulum curae torquent diam diam commodo parturient penatibus nunc dui adipiscing convallis bulum parturient suspendisse parturient a.Parturient in parturient scelerisque nibh lectus quam a natoque adipiscing a vestibulum hendrerit et pharetra fames.Consequat net

Vestibulum parturient suspendisse parturient a.Parturient in parturient scelerisque nibh lectus quam a natoque adipiscing a vestibulum hendrerit et pharetra fames.Consequat netus.

Scelerisque adipiscing bibendum sem vestibulum et in a a a purus lectus faucibus lobortis tincidunt purus lectus nisl class eros.Condimentum a et ullamcorper dictumst mus et tristique elementum nam inceptos hac vestibulum amet elit